Notas para la construcción de un amor para no humanos (o no mortales)

El amor, esa cosa que no a todos se nos da de la forma en que el mercado nos nuestra en la tv, libros, películas, en lo que llamamos cotidianidad. Según nuestra querida amiga, la Wikipedia: Amor es…

… un concepto universal relativo a la afinidad entre seres, definido de diversas formas según las diferentes ideologías y puntos de vista.

Pero, antes de pasar a desmenuzar mis notas escasas del amar, porque el amor no existe, no es una substancia como tal. Entonces, con no humanos, me refiero a la forma ética de referirnos como especie: animales humanos. Los humanos, son los humanocentristas, los de la superioridad por todo ser viviente en el planeta.  Eso para mí es la mortalidad, el humano, la vida en la zoé, aquella que “alude a lo orgánico, a la expresión de la animalidad. La vida de las bestias, la vida vegetativa y la vida nutritiva o del placer. Dentro de esta forma de vida se habla de un intelecto pasivo, de la imposibilidad de tomar el tiempo en las manos, es decir, se sufre el destino.” Es por eso que me planto aquí desde mi animalidad humana, la más analítica y reflexiva.

Eros

Como hijo de la abundancia (Poros) y la escasez (Penia), de la necesidad. El amor es la necesidad por el otro, por lo que no se tiene, de satisfacer y de dejar. Eros siempre es pobre, pero bello y abundante. Es cruel, pero sabio, utilitario, indigente y rico, habitando a la intemperie y hábil hechicero. El amor es esa necesidad que surge por la falta del otro. Por eso los amantes toman a sus amados, los devoran. Eros siempre se encuentra en un punto medio entre la abundancia y la escasez, entre la mortalidad e inmortalidad, lo que obtiene se le va, a veces marchita, pero florece. Nómada entre los opuestos del razonamiento cartesiano. El amor lleva al deseo, desde la perspectiva de Aristóteles, el deseo es el tener hambre de algo premeditado. El deseo surge a partir de la racionalización hacia-para con el objeto/sujeto. El deseo como acto moral del animal humano, pensado, afectando o beneficiando tanto al deseante como el deseado.  Cuando se ha alcanzado lo que se ama, se consigue la satisfacción, la calma. Amar es calma.

Ahora bien, no se enjuicia el deseo o el amor. Ni me interesa hacer énfasis en lo que son, fueron, llegan a ser. Lo que importa en este escrito es la forma en la que los humanos alimentan su Eros, la forma en la que lo manifiestan, la homogeneización de la forma de amar, la reglas del enamoramiento. Las interpretaciones de la neuroquímica de nuestros cuerpos.

Amor cartesiano y neuroquímica

Para Descartes, en las pasiones del Alma, enuncia un tipo de espíritus que se agitan por el cuerpo al ser éste receptor de cierto tipo de emociones. Una de ellas, el amor. En el artículo 40, Descarte comenta “Es necesario advertir que el principal efecto de todas las pasiones en los hombres consiste en incitar y disponer su alma a querer las cosas a que preparen el cuerpo; de manera que el sentimiento de miedo la incita a querer huir, el del atrevimiento a querer combatir, y así todos los demás”. Y el amor para Descartes es la cosa que nos invita a unirnos voluntariamente a los objetos que amamos. De nuevo, para Descartes, no se tiene que confundir el voluntario con el deseo o el deseo con el amor. Pues para él, el deseo hace referencia al porvenir. La voluntad, por su parte, hace referencia al consentimiento del sentirse unidos al objeto. De nuevo la racionalidad de nuestros actos.

Desde la neuroquímica sabemos que las substancias involucradas con el sentimiento amoroso son: Dopamina y norepinefrina los neurotransmisores causante de las mariposas en el estómago, todo por la contracción del estómago y de los intestinos.  La oxitocina, feniletilamina. Un poco de vasopresina para eso de la fidelidad, mezclada con  normas sociales, religiosas morales y demás. Pero como los animales humanos no son capaces de segregar suficiente vasopresina, esto lleva a la muerte del amor, la cúspide, la satisfacción, la saciedad del hambre por la falta del otro. El decaer y de nuevo más procesos bioquímicos a nivel cerebral que se expresan en el cuerpo. Los espíritus cartesianos del amor al miedo, la tristeza, la alegría. El cuerpo manifiesta un sin fin de dosis químicas que el cerebro traduce a su conveniencia y racionalidad.

Si ya mencioné que amar es la calma por la satisfacción. El enamoramiento y el proceso del amar es un trabajo arduo de negociaciones, de interrelaciones con el otro. De construcción de comunidad, comunicación, diálogos, tiempos, espacios. Compartición de momentos en común, creación de otros. El enamoramiento y el obedecer con las necesidades fisiológicas es la parte de trabajo mutuo.

Rizoma amoroso

 Eso que la gente a substancializado como amor, en nuestros días es una especia de resguardo, la necesidad de sentirse seguros con alguien. De tal forma, que crean y recrean los métodos de amor, de amar, de enamoramiento que a pesar de hacer daño a ellos mismos y a sus sujetos de amor, lo siguen reproduciendo, como un mecanismo de defensa, de igual manera para asegurar que otro también logre amarlos y deje amarse. Para que se deje ser la presa de la necesidad. Tenemos la idea del amor romántico, del juntos para siempre que duran 2 meses. De un “te amo” vacío, que pudiese decirse en cualquier momento para engañar al otro. Se ha hecho de amar, una sola forma. Cuando en realidad existen amores, amares. formas, colores, experimentos de amores, amarse, no-amares. Lejos de la compañía y de las promesas para siempre, con deseos racionales, intereses de creación colaborativa y en compañía con el otro para el camino de cada quien. El amar, visto como rizoma y la potencialización, sin mimetizarse, sin idealizar, la creación de nodos y posibilidad de expansión, pliegue, corte, reanudo.

Para Jean-Luc Nancy, no tenemos un cuerpo, somos un cuerpo. Un cuerpo con pulsaciones capaz de transformar y performancear de una manera infinita. Las máquinas deseantes y los cuerpos sin órganos de Deleuze y Gattari. El desdoblamiento y la exposición de nosotros como cuerpos y como dominantes de nuestros cuerpos, no limita la experiencia del amote y del amome, la potencializa así como sus formas y expresiones. El cuerpo no como unidad indivisible, sino como un puzzle expandible que es capaz de interactuar con otras máquinas deseantes o con los órganos de estas máquinas, de mezclarse, de cortarse, de construir. De hacer del proceso de la culminación al amor, un proceso reflexivo, de transformación de nuestros cuerpos, de nuestros pensamientos, de nuestras formas de amar y amarnos. La producción para producción, vemos el proceso como finalidad y no cuestionamos el resultado, la satisfacción final es que por la cual se inicia en el obstaculizado camino del amar. No ver al amote, amome, amémonos como un flujo preestablecido, una sistema de producción en línea. Pues es un rizoma, arborescente, infinito de experimentaciones.

Manifiesto Anargeek

Hoy les dejo con esto que encontré hace un tiempo en la red, pero había olvidado compartir.

 

Soy anargeek. Anarkogeek. Un_ anarquista y geek, entre otr_s.

· · ·

Soy geek porque puedo ser considerado parte de aquell_s a quienes les gusta usar, entender y alterar esas raras máquinas que llamamos ordenadores.

Soy geek, pues, porque tengo curiosidad por como funcionan los ordenadores. Me cuestiono qué hacer con sus programas. Y me siento excitado, a veces, por algunos de los usos que no han sido explorados aún o que no fueron previstos.

Soy geek porque estas máquinas son parte de mi vida cotidiana. Las uso como relojes, como aparatos de sonido, como bibliotecas, como máquinas de escribir, como máquinas de café, teléfonos o extensiones de mi memoria. Pero, sobre todo, son bastos espacios lúdicos. Un suporte para la comunicación, los descubrimientos, la creatividad.

Soy geek también porque, hasta cierto punto, me encuentro inmers_ en la comunicación digital. Casi todos los dias, sino varias veces al día, leo mi correo electrónico, administro algún servidor de internet, cuido de la red en la que vivo, me informo, aprendo y comparto a través de foros, listas de correo y diversos sitios web, chateo y salgo al encuentro de otr_s a través del IRC.

Y además soy geek porque me gusta el término. Al principio fue un insulto. Pero después, ha sido reclamado por aquellos a quienes hace referencia y volteado para adquirir una connotación positiva y poner los cimientos de toda una comunidad, tal como ha sucedido con otras “minorías culturales”.

· · ·

Soy anarquista porque rechazo una sociedad basada en la dominación. Estoy convencid_ de que el fortalecimiento personal (self-empowerment) y el respeto mútuo no son sólo posibles y deseables sino que pueden lograrse a través de la igualdad, la solidaridad y la autogestión.

Soy anarquista, pues, porque me revelo ante aquellas estructuras sociales que causan explotación de masas, sufrimiento y muerte permanentemente. Quiero contribuir a parar este sistema participando en los conflictos sociales y comprometiéndome con colectivos de base radicales.

Soy anarquista porque veo mi vida cotidiana como una oportunidad para experimentar mis principios. Estoy deseando romper las normas sociales rechazando las llamadas al consumo y a la competición; rechazar la alienación deconstruyendo conductas opresivas y dominantes, desarrollando alternativas igualitarias y colectivas.

Soy anaquista, también porque tiendo a ser excéptic_ acerca de la información “oficial”, quiero ser crític_ con los medios de masas e institucionales porque formatean nuestra visión del mundo con omisiones, mentiras y desinformación. Rechazando la autoproclamada objetividad busco otros medios de informarme y educarme a mi mism_, busco herramientas alternativas para generar y defundir noticias.

Soy anarquista, además, porque me opongo a la paranoia que se apodera de la sociedad gracias a la manipulación de sus miedos. Rechazo la criminalización, la recolección de datos personales y los procesos represivos que las autoridades esgrimen contra l_s pobres, las clases oprimidas y l_s activistas. Podemos y debemos oponernos activamente.

· · ·

Soy anargeek porque estoy deseando fusionar la creatividad tecnológica y el saber-hacer informático con consideraciones de tipo ético y con prácticas políticas. Mientras el pensamiento aporta dirección y sentido a la práctica, ésta fortalece al pensamiento y ofrece a las ideas una expresión concreta.

Soy, pues, anargeek porque me gustaría vivir en una sociedad basada en la autodeterminación, la libre cooperación y la inteligencia colectiva. Por tanto me sumo al movimiento del software libre que es el resultado de la colaboración planetaria de miles de voluntari_s, permitiendo a cualquiera no sólo compartir y comprender, sino también modificar y distribuir programas informáticos.

Soy anargeek, porque me resisto a ser esclavizad_ tanto por un sistema político como por un sistema operativo. Mientras que los estados imponen leyes sobre sus ciudadan_s el software propietario impone estándares sobre sus usuari_s. Mientras las autoridades previenen la agitación a través de la represión, las compañías intentarn matar alternativas por medio de patentes. Quiero ser capaz de autogestionar mi vida tanto como ser capaz de comprender, modificar y crear las herramientas que uso.

Soy anargeek también porque quiero resistir el interminable consumismo forzado por el capitalismo que no para de producir y manipular, para luego tirar y desaprovechar. Reciclo el hardware que es considerado obsoleto, re-animarlo con trozos de aquí y de allá; liberarlo con software libre. Me gusta superar los límites de las máquinas obsoletas, crear en lugar de consumir en un intento de integrar creatividad, imaginación y experimentación en mis prácticas electrónicas.

Soy anargeek porque siento la necesidad de interrumpir algunas de las actitudes de las comunidades en las que participo. Me gustaría que las comunidades militantes e informáticas de tipo alternativo pudieran reencontrarse. Me parece urgente terminar con el sexismo tan extendido entre geeks y abordar críticamente la hiper-especialización asociada a la informática. Igualmente necesario es que los movimientos sociales entiendan el potencial digital frente al que se mantienen generalmente cerrados y cínicos.

Soy anargeek, una vez más, porque la computación resulta un medio excelente para producir y difundir información independiente. Por eso participo en redes de contrainformación como indymedia: un medio de comunicación autónomo que está extendido a lo largo del planeta y abierto a tod_s, que rompe con las fronteras entre protagonistas/espectadores/periodistas y saca a la luz temas que los medios mayoritarios cuidadosamente ignoran o sobre los que desinforman.

Soy un anargeek, porque los ordenadores no se agotan como instrumentos de control y dominación sobre la sociedad sino que pueden convertirse en herramientas de fortalecimiento, comunicación y transformación social. Ya que el conocimiento es más útil cuando se comparte que cuando se guarda celosamente, participo en talleres de intercambio de habilidades o me involucro en la creación de herramientas y “servicios” colectivos no-comerciales como servidores autónomos, puntos de acceso gratuitos a la red, sitios web o proyectos de hardware solidarios…

· · ·

Este “manifiesto” no pretende hablar por ti. Eres libre de adoptarlo parcialmente, asumirlo completamente, o rechazarlo totalmente. Y porque hay tantos anargeeks como indivíduos animo a tod_s a escribir y realizar su manifiesto, experimentar sus ideas, dibujar sus graffiti, escribir sus ASCII.

Contra los personalismos vanguardistas, los liderazgos y la pasividad todo el mundo puede invertarse, reprogramarse y realizarse!

Diciembre del 2002,
darkveggy.

Traducción Junio del 2004,
xabier.

· · ·

Notas de la traducción: este texto fue originalmente escrito en francés. La traducción que aquí se ofrece ha sido realizada del original francés y de la traducción inglesa.

El término geek viene del inglés y su equivalente en castellano podría ser la palabra “empollón” aunque ésta no acaba de captar todas las connotaciones que el término inglés ha ido tomando en el marco de la cultura informática. El geek es el típico personaje de las películas norteamericanas de adolescentes que resulta poco popular entre sus compañer_s, lleva bolígrafos en el bolsillo de la camisa y es un apasionado del conocimiento y las máquinas (especialmente los ordenadores). L_s hacker tienden a denominarse “geeks” en lugar de hackers, término este de uso reverencial que pocas veces usan para denominarse a sí mism_s.

Mientras que “anargeek” no resulta muy significativo en castellano en francés el sentido es más inmendiato (ya que el término geek está más extentido y “anar” es una abreviatura común para anarquista). “Anarkogeek” hubiera sido sin duda más apropiado en inglés y castellano, pero el dominio es un conocido blog (el de rabble, de indymedia — anarchogeek.com) por lo que se mantubo el término “anargeek”, a falta, también de una traducción más apropiada al castellano y teniendo en cuenta que el término inglés “geek” es el utilizado en el original francés.

Copyleft: Este texto está bajo la licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.0. Usted es libre:

  • de copiar, distribuir, exhibir y comunicar la obra
  • de crear obras derivadas

Bajo las siguientes condiciones: Reconocimiento. Vd. debe reconocer y dar crédito al autor original. NoComercial. Vd. no puede utilizar esta obra para fines comerciales. CompartirIgual. Si usted altera, transforma, o trabaja sobre esta obra, usted puede divulgar la obra resultante solamente bajo los términos de una licencia idéntica a ésta.

  • Para cualquier utilización o distribución, usted debe informar claramente a terceros sobre los términos de la licencia de esta obra.
  • Cualquiera de estas condiciones pueden ser modificada si usted consigue el permiso del autor. Su derecho a un uso justo y legítimo de la obra, así como otros derechos no se ven de manera alguna afectada por lo anterior.

Éste es un resumen del código legal que puede encontrarse en:creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.0/legalcode.

Taller para peques | Rompe el código

Sólo paso para decirles o mejor dicho para extender la invitación a un taller que estaré armando el próximo mes.

Se llama Rompe el código y se llevará a cabo los sábados del mes de abril, en un horario de 12 a 16 horas. El taller va dirigido a niñas y niños, en el cual hacemos cosas con programación. Como saben, soy promotora del software libre, así que se usa Scratch.

10153993_1015440455209410_172478954844358795_n

Pueden inscribir a sus peques en el siguiente enlace  y comenzar a codear😀

 

Libroteca | Utopía Pirata

¡Hablemos de Anarquismo, gente!  Y no hay una libroteca anarquista decente si no se tiene a Hackim Bey entre su colección.

Hackim Bey es un personaje complejo pues se autodenomnia anarquista ontológico,  además se le encuentra dentro de la corriente de anarquismo postizquierda, una corriente postanarquista y por si fuera poco es considera por algunos como un ideólogo hacker. Mencionar a un personaje así es algo complejo, más por la carga de denominaciones o de identidades asumidas y las que se le han ido asignando al paso de los años. Lo que sí queda claro es la aportación que ha dado en sus ensayos.

TAZ o Zona Temporalmente Autónoma es el ensayo que le otorgó mayor reconocimiento. A pesar de ser sólo un ensayo corto, el cual expone y aclara el concepto por medio de su libro “Utopía Pirata”, nos coloca de manera clara la imagen de que TAZ son espacios de autonomía fuera del alcance de los gobiernos y de la centralización. ¿Les suena a algo?…. Internet. La cual en teoría debería de ser nuestro TAZ, aunque podría decirse que lo es y en partes. Lo que nos lleva al camino del anarquismo individualista, en el cual está metido Hakim Bey, el cual hace una fuerte crítica hacia el anarquismo social y el ortodoxo, haciéndoles ver que no hacen en sí un gran cambio, que después de lograr las metas ya no se avanza más en el sendero de la autonomía.

Bueno, sin más, espero que disfruten del libro como yo lo hice hace unos años y lo sigo haciendo ahora.

Libroteca|El Carácter Moral del Trabajo Criptográfico

No me gusta pensar que entro en el acaecer del destino y me toma de sorpresa cuando me doy cuenta que todo acontecimiento tiene un hilo conductor de algo que ha pasado, como si las piezas de lego fueran uniéndose casi por sí mismas. Pero a veces, como que pasa así, aunque me gusta pensar que el acontecimiento es resultado de un condicionamiento personal, de elecciones.

Como sea, en la página se ha hablado acerca de la criptografía, de su importancia en la comunicación, de la necesario sentido de privacidad en la era actual y de las formas de mensajería oculta o privada que viene desde hace siglos, como la criptografía cesariana. Dado que este tipo de comunicación “codificada” (anoto que toda la comunicación está compuesta de códigos) de tal manera que sólo algunas personas puedan tener acceso a la información, no quiere decir que nadie pueda acceder a esta. Todo lo contrario, pues la intención es que la información pueda fluir de manera libre sin restricciones.

En fin, Rogaway ha escrito un interesante artículo sobre la moralidad en la criptografía. La primera parte es muy interesante pues hace referencia a aquellas personas que no estamos dentro del mundo de la creación de NTIC, pero que como usuarios tenemos que estar al tanto de lo que pasa en ese mundo binario, así como tener la necesidad y ocuparnos de un buen uso y distribución de nuestros datos.

 

La cultura de paz no existe; son los papás (¡?)

Existe un momento en la vida en que te das cuenta que casi todo es neoplatónico. Entonces, surge la inquietud de preguntarse, indagar y reflexionar sobre los clásicos: Platón, Sócrates y Aristóteles. Y para todo esto tenemos que regresar al éthos, al êthos, al bios y a la zoé.

Éthos,  êthos,  bios y  zoé.

Así que me quito el sombrero de paranoia por un momento y me pongo en el la filosofía moral. Dentro de la moral existe la moral y moralidad, la primera se refiere a la ética; es decir a la teoría. Mientras que la segunda hace referencia a la práctica, al acto moral. Ahora bien, la definición etimológica de Ética viene de “ethos” del cual se desprende el êthos y el éthos. El primero se refiere a la formación de carácter y el segundo a la costumbre, del cual deviene el mors moris o la moral como costumbre.

Vámonos por partes, como dijera Jack The Ripper, así que empecemos por êthos. El carácter para la Grecia clásica no es más que una mera construcción para poder alcanzar el arete o la virtud. El carácter es la forma en la cual los hombres hacen y ayudan en el mantenimiento de la polis, el heroísmo es un carácter formado por el êthos.  La relación entre polis, hombres , éthos y êthos es inseparable, pues la polis crea la éthos (que es la costumbre, el acto moral como costumbre) de la manera que los hombres ayudan al mantenimiento y la reproducción de los hombres, de la misma manera en que la polis reproduce hombres que garanticen la reproducción de la êthos, que no sólo es el cuidado de la polis, sino que incluye el cuidado de sí como una expresión de libertad y camino para alcanzar la virtud, la belleza, las cuales son características de los hombres libres. Pues para cuidar de sí se necesita libertad, si se tiene libertad se tiene ética, el êthos.

El acto moral responde a un sistema de normas de características sociales, históricas, además de ser normativas. La moralidad siempre responde a lo bueno o malo,  a pesar de siempre tener un origen disperso y de coacción externa. Esto nos lleva a la posibilidad de enjuiciar en bueno o malo. El acto moral es un acto que tiene que tiene que poseer tres características: libertad, conciencia y afectar a un tercero. De lo contrario no puede hablarse de un acto moral, sino de un acto humano, el cual no puede someterse a enjuiciamiento en términos éticos.

Por su parte, Aristóteles dice que Bios es una forma de vida, pero no en forma en que la escuela no dice sobre la bios, que se utiliza en la biología.  La bios para Aristóteles es lo que hace el humano dentro de la polis. Es decir, las cuatro formas de vida: la contemplativa, la política, la del place y la de los negocios. La bios habla de un intelecto activo del animal humano. De la potencialidad de tomar el tiempo y acaecer del destino y crear una vida posible. Por su parte la zoé alude a lo orgánico, a la expresión de la animalidad. La vida de las bestias, la vida vegetativa y la vida nutritiva o del placer. Dentro de esta forma de vida se habla de un intelecto pasivo, de la imposibilidad de tomar el tiempo en las manos, es decir, se sufre el destino.

Una de las cosas actuales y de siempre del sistema neoliberal es crear la ilusión de que es necesaria la vida de placer, la zoé, la existencia animal que invisibiliza al otro. O bien se inviste la zoé con la bios y se hace que la vida de negocios sea la única vida posible. Como nuevo esclavismo del neoliberalismo es hacer del animal no humano una empresa, hacer creer que se puede sobresalir de la creatividad, ahora el sistema se alimenta de la creatividad, lo que hace en el animal humano la competencia, la imposibilidad de desarrollar la bios y sufrir el destino en la animalidad. Todos son potenciales enemigos. Nuestro sufrimiento del destino es una expresión de nuestro vaciamiento.  Justamente vivimos en lo que sería una ética utilitarista, en la cual lo único que importa es en mayor beneficio para un mayor número de personas (aunque a veces es un mayor beneficio a un menor número de personas), para lo cual se mediatiza y se instrumentaliza al otro, de la manera en que el otro sea capaz de ceder ante estos beneficios que satisfacen la zoé.

Una cosa inexistente llamada cultura de paz

Las Naciones Unidas definen la Cultura de Paz, “como un conjunto de valores, actitudes, comportamientos y estilos de vida que rechazan la violencia y previenen los conflictos atacando a sus raíces a través del diálogo y la negociación entre los individuos, los grupos y los estados”.1

Si el programa neoliberal promueve la zoé e inviste al animal no humano en un estadío de vacio y animalidad, entonces la llamada “cultura de paz”, dice que todos debemos de tener valores, actitudes, comportamientos y estilos de vida (êthos y éthos)… de los cuales de desarrolle una convivencia sin violencia. Por eso digo que la cultura de paz no existe. De lo que necesitamos ocuparnos es de una estructura de convivencia no utilitaria e incluyente. Pero justo como mencionaba en un post sobre educación popular, la cultura de paz se ha creado de forma utilitaria, mediatizando e instrumentalizando tanto al otro como a sus necesidades para la construcción de la bios.

Nuevas pedagogías | La gamificación, una cosa del mal

¡Hola gentes!

Ya ven que me agrada eso de meter cosas de todo a todo. Y en mi metodología pedagógica no pasa lo contrario, así que siempre trato de meter cosas de la cultura pop, videojuegos y películas como referencias y apoyo en el aprendizaje. ¡OJO!.. APOYO, como APOYO. La metodología del juego o gamificación es otra cosa.

¿Qué es la gamificación? Básicamente es llevar el juego y ahora la estrategia de los videojuegos al aula y con eso se pretende que el aprendizaje sea lúdico, innovador y funcional. Ahora bien, los elementos del juego tienen elementos: reglas, ganadores, perdedores, escenarios, roles. Mientras que en la escuela se tiene: elementos, escenarios, materiales, reglas, roles, los ganadores y los perdedores; es decir, los que tienen 10 y los que no, los que participan y los que no. Esas cosas de la educación normal y normativa que todos, o por lo menos muchos odiamos.

Los elementos que se utilizan en la gamificación en el aula o en el trabajo, son los más adictivos; la competencia, el ranking, el tiempo, los premios. Por ende, el aprendizaje no es la motivación del juego; sino los premios y la satisfacción por competir. Y al final se hacen las cosas por las malas. Que bien es cierto que se han aprendido muchas cosas por medio del juego o los videojuegos. Porque si se lleva a cabo de una manera correcta, los roles sacan de los sujetos su mejor persona.

Entonces, para una buena gamificación las reglas pueden ser construidas por todos los participantes, así como la participación, la experimentación. Una metodología del juego jugada por todos, llevada a cabo en colaboración y creada en conjunto. Esto hace que se aprenda en el camino procesos y habilidades que la clásica metodología del juego no permite por ser rígida. La motivación; entonces no recae en los premios, sino en el proceso de aprendizaje. Como sea, se puede aprender más de historia jugando Assassin’s Creed que en un salón de clases.